Cerveza…. beneficios

La siguiente información será de ayuda únicamente si  tomamos en cuenta el uso moderado de dicha bebida.

Por principio es importante tener claro que hay varios mitos sobre la cerveza como el que sube de peso por el contrario es una bebida con bajo contenido calórico.

Tal y como señala Jesús Román Martínez, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid y presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (Sedca): “La cerveza es una bebida tradicional que, además de aportar ciertas sustancias nutritivas y no nutritivas, es fuente de agua para el organismo. Al tratarse de una bebida fermentada, forma parte de la cultura mediterránea, siempre teniendo en cuenta que es una bebida de adultos sanos cuyo consumo debe ser responsable y moderado”.

Ayuda a la salud òsea ya que promueve la densidad ósea y evita la pérdida del hueso, o los fitoestrógenos, asociados a la mejora de los síntomas de la menopausia y la prevención de la osteoporosis y puede reducir el riesgo de fracturas.

Ayuda a evitar la oxidación de las células, aumentar la cantidad de colesterol HDL (bueno) y proteger frente a lesiones miocárdicas agudas asociadas al infarto.

Las evidencias científicas destacan que beber cerveza se vincula a un menor riesgo de cardiopatías isquémicas, favorece la función cardiaca global y podría tener cualidades antiinflamatorias que contribuirían a la reducción del riesgo cardiovascular.

Ayuda a nuestro proceso de digestiòn ya que barre nuestros desechos, absorbe la glucosa y también regula el colesterol.

El silicio contenido en la cerveza puede estar asociado con la protección de enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer. Esto se debe a que reduce la biodisponibilidad de aluminio en plasma y tejido cerebral, vinculado con algunas patologías neurodegenerativas importantes.

En la última década han aparecido estudios que demuestran que el consumo moderado de cerveza influye en la prevención y el control de la diabetes, así como, en la evolución de sus complicaciones.

La cerveza y el deporte también pueden ir de la mano puesto que puede favorecer la hidratación y conseguir que ésta sea más rápida y efectiva de manera que el deportista tenga menos dolores musculares.

¿La razón? Una vez más, sus componentes: las propiedades de sus ingredientes, el bajo contenido alcohólico y sus características organolépticas posibilitan, se necesita de una una buena bebida para recuperar el metabolismo hormonal e inmunológico de los deportistas tras realizar ejercicio.

Durante el embarazo también puede ser de gran ayuda beber una cerveza pero OJO debe ser SIN ALCOHOL, ya que contiene ácido fólico lo cual ayuda al bebé, también contribuye a la hidratación lo cual ayuda a la mamá y algo que ayuda a ambos es que mejora la capacidad antioxidante de la leche materna aportando mejoras en la lactancia.

Deja un comentario